Ray Peat: verduras ¿sí o no?

“El contexto lo es todo, y es individual y empírico”

“Ningún tópico puede ser entendido aisladamente”

Raymond Peat

Esta entrada la escribo gracias a una duda que me preguntaron por e-mail concerniente a la dieta básica de Ray Peat. En mi entrada sobre la “dieta” básica de Ray Peat incluí un párrafo a las verduras: “Calabacín y brotes de bambú son las mejores verduras para cocinar, además del brócoli y la col.

Ray Peat verduras

La fibra en las verduras enteras ayuda a prevenir contra el contenido de PUFA de las mismas y por lo tanto zumos de verduras tienen mayor efecto supresor de la tiroides.

En general no hay ningún problema con usar verduras y ensaladas como una pequeña parte de la dieta.”

Un lector de la entrada me comentó que según lo que tenía entendido esto no era del todo así: particularmente que la col no es buena para la tiroides por ser goitrogénica; que la fibra no es recomendada porque fermenta en el intestino, y que por tanto las ensaladas, con su contenido de las mismas y Pufas, no serían un alimento aconsejable.

Y bien, lo dicho es cierto. Tanto las coles, como las ensaladas, como las verduras, no son alimentos especialmente queridos o recomendados por Ray Peat.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que no existe una dieta “Ray Peat”. La entrada que escribí sobre la “dieta básica” de Peat es solo un resumen de los alimentos más recomendados por el mismo en líneas generales.

Por ejemplo, en el susodicho párrafo debemos hacer hincapié en detalles como este: “una pequeña parte de la dieta”.

Lo que nos está diciendo Ray Peat es que las verduras y las ensaladas, a pesar de todos sus problemas, no son especialmente perjudiciales si las comemos de manera moderada y no hacemos de ellas el núcleo de la dieta.

En el artículo de Peat titulado “Verduras, etcétera, ¿quién define la comida?” nos explica por encima muchos de los efectos perjudiciales que tiene la familia de las verduras, y nos recuerda lo siguiente:

“Las proteínas animales, y las frutas, porque tienen el menor nivel de toxinas, deberían formar la base de una dieta. No todas las frutas, por supuesto son “seguras”; por ejemplo, los aguacates contienen tanta grasa insaturada que pueden ser cacinogénicos y hepatotóxicos”

Ray Peat maíz y granos

Un caso parecido podemos tenerlo con el maíz y los granos.

Sabido es que Peat no recomienda el consumo de los mismos, y si buscamos en sus artículos encontraremos no pocas referencias negativas a los mismos. Ahora, tenemos que una de las “recomendaciones” de Peat es la Masa Harina.

Aquí se trata de lo mismo: siendo el maíz un alimento no recomendado por Peat, este considera que un poco de Masa Harina de cuando en cuando no es el peor de los casos.

Recordemos, el contexto lo es todo.

Por ejemplo, lo mismo tenemos con las coles. Siendo verduras, podemos pensar que es un alimento no recomendado por Peat y, por tanto, no comerlo.

Sin embargo, podemos ver algo como lo siguiente en uno de sus artículos(*):

“Comidas con un ratio mayor y más sano de calcio con respecto a fostato son hojas como las coles, nabos, etcétera”

Es decir, siendo las verduras una de sus comidas no “aprobadas”, el consumo moderado de coles o nabos, por ejemplo, presenta algún que otro beneficio.

Una de las personas que han realizado una mayor recopilación del trabajo de Ray Peat es Danny Roddy.

Diferentes dietas

El mismo iba escribiendo en su blog desde hacía muchos años, contando su tránsito por diferentes dietas en su intento de curar la alopecia hasta que finalmente dio con la clave: la aproximación peatariana.

Roddy hizo un estudio exhaustivo del trabajo de Peat en cientos de artículos que estaban en acceso libre en su web.

Desafortunadamente, decidió retirar la publicación libre de todos sus artículos no hace mucho, de tal manera que ahora lo más que podemos hacer es suscribirnos a su web y recibir una copia de su libro “Hair like a fox”, las newsleters de cada mes, y alguno de sus viejos artículos.

Esto es una pena porque entre aquellos artículos había una recopilación de la mayoría de las indicaciones personales que había dado Peat a lo largo de los años a diferentes consultas individuales en su correo electrónico.

Roddy tenía estas recopilaciones en algunos (en mi opinión los mejores) artículos donde uno se podía hacer una idea de las opiniones de Ray Peat sobre casos particulares. Incluso, si no recuerdo mal, había gente que le había consultado de España, pues en uno de ellos la respuesta de Peat daba a entender que a pesar de no poder conseguir l-tiroxina (t3) fácilmente en su país (España) podía tomar alguna medida alternativa.

De estos artículos sacaba yo varias de las ideas principales concernientes a las recomendaciones de Ray Peat.

Desafortunadamente los mismos ya no están disponibles.

El hecho es que, leyéndolos, te dabas cuenta de que la aproximación de Peat variaba bastante dependiendo del caso.

Lo principal en la doctrina peatariana es no obstante, y como ya he indicado en alguna otra entrada: el evitar las grasas poli insaturadas. Este sería el axioma principal de la dieta de Ray Peat.

¿Dieta estricta?

Por lo tanto, es importante que seamos abiertos en cuanto a la perspectiva con la que analizamos la “dieta” de este científico.

De esta manera mi artículo inicial de “La dieta básica de Ray Peat” es solo eso: una aproximación básica.

La misma debemos entender que puede variar dependiendo del contexto –por ejemplo, no a todo el mundo le va bien la leche o las ostras- y a partir de ahí vamos viendo que podemos hacer.

Un punto muy importante que hemos de tener en cuenta es que hoy día llevar una dieta estrictamente peatariana puede ser bastante estresante.

Si somos “estrictos” evitaremos el maíz, el trigo, las patatas, el arroz, buena parte de las frutas, pechuga de carne, lentejas, alubias, garbanzos, verduras, ensaladas, y un largo etcétera y al final nos quedaríamos con: leche (la cual en su modo industrial presenta no pocos problemas por otra parte), fruta tropical, ostras, zanahoria, aceite de coco, sal, cocido de rabo de toro, y poco más.

Comer basándose en una dieta así puede resultar también “estresante” así que no debemos tener miedo de incluir alguna de sus comidas con una aprobación “menor” siempre y cuando sean una parte complementaria y no “principal” de la dieta, y así podemos comprobarlo en buena parte de sus artículos y entrevistas donde podremos ver que, por ejemplo, comer patatas guisadas de vez en cuando no tiene por qué ser muy malo; siendo, no olvidemos una comida no “óptima” según la óptica de Peat.

En este sentido quiero recordar el trabajo de otro de los investigadores que basan su trabajo en Ray Peat: Matt Stone, el cual hace unos meses decidió restringir el acceso a su web 180degreehealth.com de una manera similar a la de Roddy, pero afortunadamente, y supongo que por el hecho de que vería una disminución considerable de tráfico (yo mismo dejé de visitar su web en cuanto hizo esa restricción), decidió volver a dejar que sus artículos sean de acceso libre.

Sus recomendaciones van más por el lado de disminuir el “estrés”, no solo el corporal, sino el psicológico, resultante del hecho de privarnos de comidas consideradas como basura, pero que a la hora de la verdad, también tienen su parte de beneficio: el de disminuir el estrés y el de “calentarnos” un poco; por ejemplo, una pizza de vez en cuando.

 

  • Fosfato, activación y envejecimiento. Ray Peat.

Deja un comentario