Parodia en Las Vegas

De entro todos los tiroteos de masas que han habido hasta ahora ninguno fue tan impresionante como el ocurrido el 1 de octubre del 2017 en Las Vegas, provocando una autentica pesadilla, algo parecido a “Miedo y asco en Las Vegas”, la película de Johnny Deep, en la que seguramente podríamos encontrar algunas referencias ocultas con la masacre cometida.

Hoax las Vegas 33

La diferencia entre este tiroteo y otros famosos, como el de Sandy Hook, es que este se realizó en vivo y en directo, en el más puro estilo hollywoodiense y peliculero.

La matanza de Las Vegas

En un evento como este concierto, con miles de personas en directo lo primero que viene a la mente es el porqué de la escasez de fotos de mejor calidad sobre los innumerables muertos y heridos.

Estamos hablando de cifras enormes: 58 muertos en el concierto y casi 500 heridos.

Eso es una autentica carnicería.

Muchas batallas de las guerras de Vietnam, Corea, Irak y otras tantas no tuvieron tantas bajas en muchos días.

Vamos a ver: un escenario como una explanada de concierto con casi 600 muertos y heridos por tiros, debería ser un autentico reguero de cadáveres, heridos y un enorme charco de sangre.

Sin embargo, la mayoría de imágenes que puedes encontrar por internet solo muestran a gente corriendo y el suelo lleno de latas y basura.

Solo hay una foto que recuerde en la que se ven dos cuerpos, con una chica con la pierna cubierta por unos chorros de sangre.

Punto y final.

No hay más imágenes y videos de victimas de manera clara.

Solo intenta imaginar por un segundo un campo de futbol con casi 600 personas en el suelo con heridas de bala.

¿Cómo crees que sería ese escenario?

Un autentico charco de sangre.

Ponte a ver las imágenes de la llanada del concierto.

No veras nada de eso, y si mucha gente corriendo.

Cosa rara en un mundo en el que cualquier persona tiene cámaras de video y fotos en sus bolsillos.

Ahí ya puedes ver que si el tema no parece real es por la sencilla razón de que no es real. Es una “película”, un show.

El hecho es que este supuesto ataque de las Vegas no ha sido más que un show de carácter paródico.

¿Qué raro no?

Bueno, no es tan raro si tenemos en cuenta que el trabajo de condicionamiento del público americano se tiene que acelerar para que este esté más dispuesto a dar de baja a la constitución actual y sobre todo la Segunda Enmienda.

Ese es el objetivo psicológico y material de este tipo de eventos pantomima.

El objetivo espiritual es de un carácter increíblemente siniestro.

Volviendo al terrible ataque, otra cosa que llama la atención es el hecho de que el mismo no tiene el más mínimo sentido.

Un contable retirado se arma de un arsenal de fusiles, alquila una habitación en el Mandalay y se pone a disparar a discreción sobre el público de un concierto de country.

La historia de por sí es una autentica payasada.

Carácter ritual numérico del ataque en las Vegas

Bien, comencemos por el concierto en si y el carácter ritual numérico del mismo.

Cuando comenzó el tiroteo estaba cantando Jason Aldean.

Jason Aldean es un 33 en numerología pitagórica, no por casualidad.

Así mismo Sthephen, el nombre del “tirador” es un 33 en esa numerología.

Se supone que Stephen realizo el tiroteo desde el piso 32, cuando en realidad lo “hizo” desde algo más cercano al 4, según videos que podemos encontrar en youtube, donde nos muestran luces viniendo de esa altura en el momento del tiroteo.

Lo del piso 32 es de recochineo.

Supongo que eso es simbólico del grado de iniciación de dicho Stephen en su templo correspondiente.

Al llegar tan alto en los grados rituales el carácter de la parodia de los mismos se hace más evidente.

A más altura, más elaborada ha de ser la mentira.

Aún le queda la del 33, supongo, donde el carácter paródico de dichos rituales alcanza su máximo carácter.

En otras referencias al 33, podemos encontrar que los muertos de “California” eran 33, asi como que Stephen había comprado 33 armas en los últimos 12 meses.

Si te pones a buscar 33 puedes encontrar muchos más, sobre todo en los supuestos “protagonistas” del tema que salieron en la tele, como:

  • Brian Claypool (Claypool = 33 en numerología caldea), marine (marine = 33 en pitagórica)
  • Taylor Winston (Winston = 33 en pitagorica), el cual se supone que salvo la vida a 30 personas.
  • Concert es 33 en pitagórica.
  • October es 33 en pitagórica.

923 y la relación con el concierto

En otra combinación rocambolesca de los sacerdotes rituales de la mentira, el tirador desde el piso 32 realizó la masacre en la Route 91, el area del concierto.

El 923 es de especial significación para los perpetradores de estos rituales, pues el mismo incluye los pares de 3, asi como el 9 y el 6, el numero de su Dios (2 veces 3 es 33 o 6 si sumamos los dos treses).

Otro detalle interesante es el de las cartas Illuminati y nuestro querido Jason Aldean, el cual tiene un tatuaje en su brazo con la J y el As de Picas, algo que podemos encontrar en la carta del juego Illuminati referente a las Vegas, además de que J va por Jason y A por Aldean.

Por no decir que el ataque tuvo lugar el 1 del 10, que equivale al As (1) y el Jack (10).

Esto me recuerda a un detalle del anterior ritual perpetrado en los Estados Unidos con la carta “Hit and run”, la número 223 del juego Illuminati, ya que el “ataque del coche” tuvo lugar el 223 día del año, no por casualidad.

Esto es un resumen básico de lo que podríamos encontrar en las cábalas numéricas del asunto, pero si quisiéramos profundizar seguro que encontraríamos ramificaciones increíbles como siempre.

Para llevar a cabo un acontecimiento como este hace falta una cantidad de actores y colaboradores enorme.

No se preocupen.

Esta gente los tiene, y de sobra.

Donde la gente común ve héroes, victimas, terroristas, etcétera, no hay sino actores, jokers (bromistas) y maestros de la pantomima.

El objetivo, como dije al principio, en este caso es el desmantelamiento progresivo de la actual constitución americana y por ende de los Estados Unidos en su versión actual.

El objetivo espiritual es algo más complicado de entender.

¿Por qué una parodia, una mentira de tal magnitud?

Pues por la sencilla razón de que algo así proporciona un placer superior al mentiroso supremo, al Padre de la Mentira.

Unas simples muertes no son sino como un poco de pan para cualquiera de nosotros.

Las necesidades básicas del cada día.

Para El el dolor, para nosotros el pan.

Sin embargo, una parodia de este calibre es equivalente al vicio más puro.

Algo así como presenciar en anfiteatro una obra del West End en Londres, acompañado de los más delicados refinamientos del placer.

En este caso el anfiteatro fue la Pirámide de las Vegas, donde se pudo disfrutar de lo lindo de semejante espectáculo.

Ahí, en ese carácter paródico, radica el satanismo más refinado.

La culminación de la obra está ya cerca, sin duda.

Deja un comentario