Tratamiento y cura de la tendinitis del tibial posterior

¿Qué es esto de la tendinitis del tibial posterior?

El nombre ya nos lo dice: es una inflamación del tendón o la vaina de recubrimiento.

Es decir, es una lesión de nuestro tendón, básicamente. Lesión típica en los deportistas y corredores, pero no solo queda ahí porque puede pasarle a cualquiera.

De hecho, el caso que me ha recordado esto, es el de una persona que después de haber sido sometida a cirugía para insertar un metal por fractura, acabó desarrollando este problema tras años de dolor continuo, incluso después de retirar los metales, cuando ya se vio que el daño al tendón era evidente.

Todo esto cortesía de la NHS, la Seguridad Social británica, que convirtió un problema que antes se solucionaba con un yeso, un doctor y unos meses de reposo, en algo que necesitó decenas de doctores, cirugías, fisioterapeutas, enfermeros y años de dolor intenso.

Un gran negocio, tanto para la NHS como para las corporaciones que la apoyan.

Volviendo al tema de esta tendinitis, los que la han padecido sabrán bien lo molesta y dolorosa que puede llegar a ser, con dolor en la parte interna del pie, el tobillo o incluso en la planta.

Esta es una de las tendinitis más típicas, solo por detrás del tendón de Aquiles o la cintilla iliotibial.

Este músculo tibial posterior es de vital importancia para toda la actividad que vayamos a realizar, tanto de carrera como de caminar.

El mismo es un amortiguador esencial del pie en su recepción contra el suelo, por lo que es el músculo que absorbe todo ese impacto: es el músculo controlador de la pronación.

El músculo, además, está cubierto por una vaina que le protege de los roces contra los huesos, habida cuenta de que ambos están prácticamente juntos.

Esta enfermedad es muy típica de los corredores porque los mismos tienen que hacer un gran esfuerzo de manera repetitiva durante, en ocasiones, horas.

Pero como dije, puede ocurrir en más casos, tales como sobrepeso y demás problemas metabólicos.

Síntomas de la disfunción del tendón tibial posterior

Evidentemente el síntoma más claro y típico es el dolor, pero acompañando al mismo también veremos hinchazón, aplanamiento del pie progresivo y tobillo doblado hacia andentro.

Si la enfermedad avanza llegaremos al punto de aplanamiento total del pie, para cuando los dedos del pie empiecen a curvarse hacia fuera del tobillo.

Más tarde, el dolor puede pasar al punto justo debajo del tobillo, y en los peores casos podemos incluso desarrollar artritis en la zona.

¿Cómo curar la tendinitis del tendón del tibial posterior?

Esta es la pregunta del millón.

Ojalá hubiera una sola respuesta.

El problema aquí es que ningún caso es igual, pues todo dependerá de las circunstancias de la persona y su salud general.

No es lo mismo una persona con 20 años que tiene una dieta A, que una persona que tiene una dieta X.

Si ambas tienen una dieta X, ya estaremos más igualados, pero aún así tendremos la diferencia de la edad, actividad física, genética, etcétera.

Lo ideal, como siempre, es intentar evitar llegar a la cirugía, lo cual ha de ser la última de las alternativas, cuando ya no queda más remedio.

Vamos a ver cosas típicas que se usan para prevenir el deterioro de este problema y ayudar a remediarlo.

  • Uso de plantillas personalizadas o soportes.
  • Uso de vendaje funcional para soporte mientras se confeccionan las plantillas
  • Cambiar a un calzado especial con plantillas
  • Terapias manuales
  • Aplicación de hielo
  • Estiramientos de músculos
  • Inmovilización temporal
  • Magnetoterapia
  • Terapia de ultrasonido
  • Aplicación de antiinflamatorios ayuda contra el dolor. Por ejemplo, ibuprofeno

Para una fase más avanzada:

  • Infiltración de plasma rico en Orthokine (factores del crecimiento)
  • Usar corticoides, aunque es un método con riesgo
  • Por último, la cirugía

Podemos ver que tenemos un gran arsenal para intentar combatir este problema.

Así de entrada, te podría decir que el tema de los ejercicios es casi obligatorio, pues una de las causas principales de que tengamos el problema es la falta del mismo, como por ejemplo le pasa a gente con sobrepeso.

Por ello, si una vez ya tenemos el problema no se trata de ir a correr kilómetros a lo loco, sino de aplicar una serie de ejercicios específicos que nos ayudarán a ir fortaleciendo la zona.

Por ejemplo, podemos ver algunos ejercicios en los siguientes vídeos:

Cosas como aplicación de hielo y lo de hacer la plantilla de soporte también son casi obligadas.

Un método que también puede tener resultados es la aplicación del llamado fossing, que es la aplicación de cintas y ejercicios específicos de fortalecimiento con las mismas.

Una cosa que funciona bastante bien para paliar el dolor fuerte, aparte de dar un rato de placer, es un buen baño de sales de epsom con una gran cantidad de bicarbonato extra.

También hay otras cosas particulares que podríamos hacer al respecto, un poco más avanzadas, que pueden dar algún resultado, pero esas me las guardo de momento, por no ser muy convencionales.

¿Cómo prevenir esta tendinitis del tendón del tibial posterior?

Desde mi punto de vista, esto es tan importante, sino más, que curar el problema en sí.

Si tenemos una dieta y un estilo de vida adecuada, la probabilidad de que desarrollemos el problema será mucho menor.

Desgraciadamente la mayoría de dietas actuales no son adecuadas, pues el lavado del cerebro institucional ha calado ya muy hondo en la mayoría de la gente.

Ahora ya ponen hasta aceite de girasol en el pan de molde, te lo ponen por fuera en el paquete, como si fuera algo bueno, porque es “bueno para el colesterol”, la gente lo ve “piensa” que es bueno, y ya tenemos la receta perfecta para el desastre metabólico.

Multiplica ese caso por mil, en casi todos los producos que podamos consumir, y tenemos una tormenta de salud perfecta.

Los estados con sus sistemas nacionales de salud y las farmacéuticas contentos, porque con ello se garantizan un influjo constante de pacientes (clientes) que tratar (a los que vender).

Está claro que si evitamos tener sobrepeso habremos ganado muchos puntos.

También evitaremos muchos problemas si estiramos adecuadamente.

También si a la hora de tener una fractura en algún hueso, le decimos a los médicos que no queremos la implantación de un metal en el pie, ante lo cual seguro que se volverán locos, porque esa es “la mejor solución”, y así te lo intentarán vender en el momento que estés con el dolor de la fractura; algunos hasta de manera agresiva.

Llegará el día, que en este último punto ya no te den la opción de negarte y pedir un yeso a la antigua usanza.

Por lo tanto, para evitar eso lo que tenemos que hacer es evitar rompernos la pierna.

¿Entiendes?

1 comentario en “Tratamiento y cura de la tendinitis del tibial posterior”

Deja un comentario