Cómo curar el insomnio naturalmente

¿Tienes problemas para dormir? ¿O te despiertas en medio de la noche y luego no puedes recuperar el sueño? ¿O simplemente duermes muy mal o pocas horas?

Estas cuestiones son sufridas por una cantidad muy grande de personas, que se va haciendo mayor con el paso del tiempo.

De hecho es una de las plagas de nuestro tiempo, sobre todo en las personas mayores, buena parte de las cuales toma pastillas para dormir recetadas por los sistemas de salud o, en su defecto, antidepresivos.

Sin embargo, no todo el mundo, sobre todo la gente joven y de mediana edad, es muy fan de estas pastillas de las farmacéuticas.

Dormir es extremadamente importante para la salud.

No hace falta que cuente aquí cuán importante eso, pues es algo más que obvio.

Cualquiera de nosotros puede notar como después de una noche con muy pocas horas de sueño baja el rendimiento de manera brutal. Sin embargo, hay gente de cierta edad que puede tener un buen desempeño con solo dormir 5 horas al día. Pero esos son una minoría.

Lo normal es que si no dormimos bien, lo vamos a notar al día siguiente y nuestro cuerpo va a estar funcionando en un estado de “estrés”, casi como un medio-zombi.

¿Por qué el insomnio se ha convertido en una plaga para la sociedad?

En las últimas décadas los casos de insomnio han crecido de manera casi exponencial.

Lo que hace 50 años era un problema casi inexistente, hoy se ha convertido en un problema masivo, que afecta a la mayoría de los mayores y a una parte muy significativa de la gente joven y de mediana edad.

No es difícil ver las razones de ello.

Al igual que con el resto de problemas de salud el insomnio y falta de sueño vienen parejos con el avance de una sociedad que es totalmente contrario a nuestro estado natural.

Para contrarrestar ese “avance” o bien se intenta dar unos pasos atrás, para recuperar una vida más  en consonancia con la naturaleza o bien se acude a remedios artificiales, que a fin de cuentas son tan modernos como la sociedad misma.

Curar el insomnio de manera natural

Lo ideal, para empezar sería volver a adoptar una vida como la de nuestros antepasados, sobre todo los que vivían en el campo.

¿Cómo era la vida de esa gente?

Pues como puedes imaginar no tenían internet, ni luces eléctricas, al menos de las de nueva tipología, y comían unas dietas que muchos hoy en día consideraríamos hasta malas, engañados por la propaganda del sistema.

Por ejemplo, una dieta típica de un español, mexicano o estadounidense de hace 100 años de una zona rural incluiría muchos estofados, cocidos, potajes, pan, arroz, judías, leche, queso, un poco de carne variada, fruta, verduras, etcétera.

Es decir, por lo que vemos, una dieta antigua era bastante equilibrada: había carbohidratos, grasas y proteínas para repartir. Todavía no se había demonizado el azúcar o las grasas saturadas. Con eso ya tenemos una pista de lo que podríamos estar haciendo mal: dejar de comer grasas saturadas o dejar de comer carbohidratos. En contrapartida lo que está de moda cada vez más es comer más “aceites grasos esenciales” y menos azúcar y derivados. El resultado: entre otras cosas empeoramiento dramático de la calidad del sueño.

Por lo tanto, aquí ya tienes un buen consejo para empezar:

  • Intenta comer como hacía tu abuela de niña y habrás dado un buen paso.

Por ejemplo, un día hace no mucho tuve una jornada en la que por estar muy ocupado apenas comí nada. Hacía mucho calor y me atiborré a líquidos, entre ellos coca colas, cafés, zumos, agua, etcétera. Aparte de algún snack tomé una taza de leche semidesnatada con cereales por la noche.

Al irme a dormir comprobé que estaba con los ojos como lámparas.

Me había olvidado de dos de los puntos más importantes para no tener una noche así:

  • Comer algo más consistente en la cena o comer más a lo largo del día. Es decir, no dejar de comer
  • No tomar tanta cafeína durante el día

Aparte de eso estuve en el ordenador hasta más de las 12, escribiendo y haciendo algo de actividad intelectual.

Ni que decir que con una mezcla semejante no pude conciliar el sueño y tuve que acudir más tarde a uno de mis remedios “mágicos” que después de media hora – después de dos horas de insomnio – funcionó a la perfección.

Segundo punto y tan importante o más que el anterior.

Curar el insomnio crónico moderno

La vida moderna es una vida urbana, con todos los males que nos trae el “efecto masa” de las ciudades.

Esta vida urbana significa que estamos haciendo cosas como estas:

  • Metidos casi todo el día en bloques de acero sentados y mirando pantallas
  • Usando luces fluorescentes, sobre todo en empresas y organizaciones. ¿Te has fijado qué luces usan en los centros comerciales, ayuntamientos y cualquier otro sitio similar?
  • Enmarañados entre innumerables energías electromagnéticas y WIFIs de todo tipo

Hay más, pero estos tres puntos son esenciales para que entiendas los otros pasos que debes hacer si padeces problemas de insomnio.

No se trata de que volvamos a una vida de ermitaño en el campo pero sí que podemos contrarrestar esos males, y de hecho hacerlo es algo que mejora el sueño de mucha gente.

Los pasos esenciales a seguir, pues, son:

  • Hacer algo de ejercicio físico, al menos caminar, y si puede ser al aire libre
  • Dejar de usar los aparatos electrónicos, incluida tele, ordenador o móvil, al menos una hora antes de ir a dormir, e idealmente antes de las 10 de la noche, o al menos las 11.
  • Intentar no usar luces fluorescentes en casa. En su lugar las incandescentes de toda la vida son mucho mejores, aunque estas son cada vez más difíciles de conseguir.
  • Si es posible apagar el WIFI de casa por la noche, aunque con la red masiva de los mismos que hay hoy en día es una medida no muy efectiva. No obstante, si vives un poco alejado de gente, como en una casa en una ciudad, sí que merece la pena hacerlo, porque las señales de los otros serán más débiles.

Con eso habremos dado ya un buen avance para poder tener una noche de sueño mejor, sobre todo en el segundo punto, el de apagar todo, incluso el móvil, elemento adictivo donde los haya. Sé que es difícil pero deberíamos hacerlo sin pensar. Ya verías como mejoras la capacidad de conciliar el sueño.

Curar el insomnio con remedios caseros

Hay mucha gente que reporta problemas con cosas que a otros les van bien. Por ejemplo:

  • Tomar cacao o chocolate después de la tarde hace que no durmamos. No es mi caso pues a veces tomo en una buena taza de leche para cenar y duermo perfectamente.
  • Comer helado por la noche puede mantenerte despierto. Todo lo contrario en mi caso, pues una buena cena seguida por un helado y esa noche suelo caer rendido a poco de empezar a ver una película.
  • Hay gente que no puede dormir después de haber tomado una cucharada de aceite de coco incluso por el día. En mi caso normalmente puedo dormir después de haber frito una sartén entera de patatas con ese aceite el mismo día.
  • Unos dicen que la leche de vaca les va mal porque tiene algún componente que es pro-histamina, y en su lugar les va mejor la de cabra. Bien, en mi caso un buen vaso de leche caliente con un par de cosas más y relajación casi asegurada para una buena noche.

Por lo tanto, lo ideal es tomar una aproximación dinámica.

¿Qué significa eso?

Pues que tenemos que ver lo que funciona para nosotros.

Si tomar un helado no te va bien, pues evidentemente deja de hacerlo.

Ahora bien, eso puede cambiar si a ese helado le añadimos alguna cosa, como por ejemplo, la ingesta de algo de gelatina esa noche, o incluso algo de sal o bicarbonato de sodio.

¿Sabes un remedio natural brutal para poder dormir?

Uno que uso cuando las cosas se ponen feas es un vaso de zumo de naranja con gelatina, sal (mejor que el bicarbonato en este jugo) y un una cucharada o media de miel, si puede ser orgánica.

Otro remedio puede ser algún antihistamínico como benadryl, para casos determinados, pero en este caso mejor no abusar o no hacerlo de manera continua. No hay que olvidar que las cosas es mejor “ciclarlas” que usarlas de manera permanente.

El problema de las dietas veganas y paleo para el insomnio y el sueño

Las dietas alternativas más usadas del mundo moderno son precisamente estas, donde la gente intenta seguir unos parámetros de comer que supuestamente tenían nuestros antepasados, como os paleos, o simplemente siguiendo principios espirituales, como los veganos.

Estas dietas, tan populares hoy en día son, en realidad, bastante contrarias a las de nuestras abuelas.

Las veganas porque fomentan el consumo de grasas insaturadas, cosa que en tiempos de antaño era impensable (antes se cocinaba con manteca pura y dura y cosas de esas), y las paleo porque dejan de ingerir cantidades de carbohidratos.

Por eso acabarás viendo muchos paleos que acaban dejando esa dieta por problemas como, por ejemplo, el insomnio, porque intenta irse a dormir comiendo filetes y nueces durante demasiado tiempo.

Por no decir que estas corrientes de salud no dejan de promocionar suplementos como el triptófano o la melatonina para dormir, cosas que han sido promulgadas como buenas por la modernidad, sin saber muy bien por qué. Mejor mantente alejado de esas cosas. De hecho, comer muchos bistecs por la noche (llenos de triptófano) puede ser una buena causa para pegarte un atracón de insomnio, sobre todo si lo haces poco antes de acostarte, como hice no hace mucho. Como siempre, tuve que acudir a alguno de mis remedios caseros que suelen ser tan efectivos. Lo mejor de todo es que los mismos incluyen cosas tan sencillas como: leche caliente, azúcar, sal o bicarbonato, gelatina, miel o zumo de naranja.

Otros trucos caseros para ayudarte a dormir mejor

  • Duerme en oscuridad. Para ello puedes usar cortinas oscuras o en su ausencia máscaras de viaje para dormir.
  • Curiosamente, y aunque parezca contrario al punto anterior, el uso de luz roja por la noche, cercana a nosotros, puede ayudarnos a dormir mejor.
  • No beber demasiado antes de ir a dormir, y por supuesto no tomar mucho alcohol
  • Tomar una ducha templada
  • Llevar unos buenos calcetines si hace mucho frío
  • Usar gafas protectoras de la luz azul, la de tu móvil, por ejemplo. Suelen ser las gafas con lentes naranjas o amarillas.
  • Instalar algún programa que bloquee la luz azul del ordenador después de cierta hora, como f.lux, uno que yo uso.
  • Respirar por la boca en una bolsa
  • Intenta no respirar por la boca cuando duermes
  • Tomar una buena tila o manzanilla, como hacía mi madre de toda la vida

Conclusión

No olvides que dormir es una parte fundamental de nuestra salud y que no solo es un fin sino un medio para llegar a estar bien con nosotros mismos.

Es más, el que durmamos mal es un buen indicador de una salud pobre y de que deberíamos hacer algo para corregirla.

Por ejemplo, de nada te vale llevar una “dieta sana” si no duermes bien. El hecho de que no lo hagas te podría estar indicando precisamente que dicha dieta no es tan sana como te dicen.

 

Deja un comentario