La dieta de Ray Peat: una guía básica

Ray Peat español

En primer lugar voy a introducir un poco quien es Raymond Peat. Peat es un biólogo especializado en fisiología por la Universidad de Oregon en los EEUU que comenzó su trabajo con las hormonas en 1968. Su vida desde entonces hasta hoy ha sido una obsesión con el estudio hormonal y  pronto llegó a la conclusión de que las hormonas y la progesterona son protectoras de la estructura y energía corporales contra los efectos perniciosos del estrógeno, la radiación, el estrés y la falta de oxígeno.

Su tesis básica es que la energía y la estructura son interdependientes en todos los niveles.

Según Peat el objetivo es la conservación de una apropiada energía de oxidación a través del uso de hormonas protectoras y elementos como la tiroides, pregnenolona, progesterona, testosterona, dióxido de carbono, glucosa, grasas saturadas. Así mismo previene contra los efectos potencialmente nocivos de un exceso de: cortisol, adrenalina, estrógeno, PUFA´s, ACTH, ácido láctico, monóxido de carbono, hormona paratiroide, prolactina, TSH, etc..

Su trabajo gira básicamente en torno a la protección de la tiroides y a potenciar todo aquello, que según él, es protector y pro-tiroides; así como a la disminución de todos aquellos agentes que son supresores de la función tiroidea.

Según Peat la tiroides de la civilización  actual está muy castigada, y este castigo es a su vez fomentado cada vez más por el establishment (farmacéuticas y medicina oficial y estatal en todos los niveles).

La dieta de Ray Peat resumiendo todas las indicaciones que ha dado en sus libros, artículos y demás recursos en la web sería algo así como lo siguiente:

– Lo principal y más fundamental del trabajo de Ray Peat es evitar a toda costa el consumo de grasas poliinsaturadas, o como las denominan los seguidores de Ray: PUFAs.

PUFAs Ray Peat

Las PUFAs se encuentran sobre todo en los aceites vegetales (girasol, maíz, soja, sésamo, etc), sus semillas, frutos secos y sus mantequillas; la margarina es veneno puro.

En algún próximo post pondré una lista de los alimentos con mayor concentración de este tipo de grasas.

Grasas poliinsaturadas malas

Hoy en día casi todo el mundo consume cantidades considerables de estas grasas y lo llevamos haciendo desde hace ya bastante tiempo.

En contraposición, el consumo de grasas saturadas, las cuales son consideradas el mismo demonio, ha ido disminuyendo con el paso de las décadas.

A principios del S.XX o en el S.XIX el consumo de aceites vegetales era mínimo y la mayoría de grasas consumidas eran saturadas.

Esta demonización de las grasas saturadas forma parte de un proceso mucho mayor que engloba la construcción de las sociedades modernas “civilizadas”; pero esa es otra historia.

De esta manera y debido a este consumo masivo de PUFA y según Peat, el cuerpo tardaría aproximadamente cuatro años en deshacerse de todas estas grasas acumuladas en el cuerpo, las cuales se irían liberando poco a poco causándonos problemas.

Para contrarrestar este efecto recomienda la ingesta de vitamina E extra y/o algún suplemento de la tiroides.

Todo esto siempre teniendo en cuenta el contexto de tu propio cuerpo y según como reaccione el mismo ante tales suplementos; ya que recordemos: no hay dos cuerpos iguales.

Grasas saturadas buenas

Por lo tanto, en cuanto a las grasas el mejor aporte viene de las grasas saturadas.

Entre estas las mejores son el aceite de coco y la vilipendiada mantequilla. Aceite de macadamia y oliva están bien siempre y cuando no se abuse de su uso.

En general, todas las grasas saturadas disponibles en carne y leche son protectoras de la tiroides.

Los carbohidratos con Ray Peat.

Intentar comer, si es posible: frutas y zumos de frutas como carbohidratos preferentes, y sobre todo de frutas frescas y maduras.

El zumo de naranja es fantástico porque tiene una gran cantidad de potasio y magnesio.

En general las frutas tropicales y sus zumos son preferentes sobre las frutas no tropicales.

En caso de no disponer de fruta fresca en casa se puede consumir de los supermercados pero intentar que los zumos sean de “ no concentrado”. Los de concentrado vienen con mucha agua añadida que tiene demasiado flúor.

En general recomienda no consumir demasiados plátanos, piñas, peras, manzanas, uvas y algunas otras.

No a todo el mundo le sientan igual las diferentes frutas, no obstante.

En cuanto a los tubérculos aprueba el consumo ocasional de patatas y batatas.

Maíz procesado (en EEUU: masa harina), arroz blanco o integral y la avena de manera ocasional también son aceptables.

En particular recomienda el consumo diario de zanahoria, a ser posible (y esto lo leí en algún foro americano) antes del mediodía; si es posible junto con aceite de coco (si puede ser refinado mejor). Estos dos alimentos son ambos protectores del intestino  y tienen propiedades anti estrogénicas.

Calabacín y brotes de bambú son las mejores verduras para cocinar, además del brócoli y la col.

La fibra en las verduras enteras ayuda a prevenir contra el contenido de PUFA de las mismas y por lo tanto zumos de verduras tienen mayor efecto supresor de la tiroides.

Aguacate grasas insaturadas

En general no hay ningún problema con usar verduras y ensaladas como una pequeña parte de la dieta. Aunque no recomienda el consumo de aguacates debido a que tienen demasiada grasas insaturadas. Esto es terrible para mí porque el aguacate era una de mis comidas favoritas. Ahora solo lo como muy de vez en cuando.

Las proteínas con Ray Peat.

El consumo de proteína debería ser al menos un gramo por kilo de peso. Preferentemente y si uno hace actividad física subir este consumo a 1.5 gramos por kilo o más, dependiendo del grado de actividad que hagamos.

Aconseja el consumo de huevos, pescado y sobre todo carne en general. Siempre que se consuma proteína acompañarla de carbohidrato para que no se produzca hipoglucemia

La leche, el marisco en general,  quesos, los huevos y la proteína de la patata son buenas fuentes de proteína.

Carnes como la ternera, hígados, y cerdo son ricas en Cisteína, la cual suprime la correcta función tiroidea tan pronto como tu cuerpo usa usa su glucógeno.

Por lo tanto éstas no deberían ser nuestra principal fuente de proteínas.

Carnes como el pollo y el pavo deberían ser consumidas con el colágeno que viene con ellas o en su defecto suplementar colágeno o gelatina de los que venden en establecimientos. Esto se hace para contrarrestar el efecto del aminoácido triptófano (cuyo uso recomienda mucha gente hoy día) que es un potente elemento anti tiroides.

Este es un problema que se da sobre todo en los países desarrollados, donde el consumo de carnes sin hueso y batidos de proteínas es masivo. No así tanto en países subdesarrollados donde las carnes se consumen más a la antigua usanza, es decir se cocina el animal entero.

En este sentido una buena opción es la cocción de rabo de toro (o buey) por no más de tres o cuatro horas. Esta es una gelatina muy buena.

Peat recomienda no comer pollo y cerdo más de una vez a la semana e idealmente si tu tiroides está relativamente recuperada, en otro caso evadir su consumo a no más de una vez cada cierto tiempo.

En cuanto a los pescados intentar no comer demasiados pescados grasos como el salmón porque la mayoría de su contenido en grasa es insaturada.

En general los pescados “fríos” tienen más grasas de este tipo.

Bacalao y lenguado son buenas opciones de proteína pues no tienen demasiadas PUFAs.

En cuanto al marisco es proteína de gran calidad en general. Pero no abusar de su consumo. En particular el consumo de ostras es importante, sobre todo por el contenido óptimo de zinc y cobre en las mismas. El atún de vez en cuando tampoco es demasiado problemático.

Ray Peat lácteos

El consumo de leche es importante. A ser posible leche sin vitaminas añadidas y orgánica. Aunque si no se puede conseguir orgánica la pasteurizada es una opción aceptable (dentro de lo malo de lo menos malo).

El queso mejor si es fresco sin muchos aditivos.

El uso de yogurt no es recomendado por el contenido de ácido láctico.

Peat es un fan del consumo de helados y en particular de Haagen Dazs y helados hechos en casa sin goma guar ni carragenanos.

Bebidas con Ray Peat.

El café es una bebida que ayuda al correcto funcionamiento del organismo pero ha de ser consumido con algo de azúcar o crema con el mismo para evitar el estrés debido a la baja azúcar en la sangre. Así mismo recomiendo la ingesta de café junto con las comidas donde se come carne para evitar la absorción de excesivo hierro (para esto tanto el normal como el descafeinado sirven).

En general el consumo excesivo de alcohol no es bueno, pero un poco de vez en cuando no mata (menos mal).

El vinagre es un buen antiséptico cuando es usado con zanahoria cruda pero no es recomendable usarlo en exceso.

El chocolate y cacao está bien si es puro y sin aditivos.

Especias con Ray Peat

Algunas de las especias aceptables son: vainilla, sal

Muchas otras se deberían evitar en la medida de lo posible: pimienta, canela

En general las especias aceptables deberían ser las que provienen de debajo de la tierra con raíces mientras que las que están al aire libre tienen más toxicidad.

No obstante, no creo que sea un tema primordial precouparse por la toxidad o la cantidad de PUFA para alguien que usa un gramo de cierta especia para cocinar de vez en cuando.

Ray Peat otras cosas

El consumo ocasional de legumbres no es demasiado perjudicial.

En general, el consumo de cualquier cosa que no esté arriba de manera ocasional no tiene porque ser excesivamente perjudicial siempre y cuando sea de manera esporádica.

 

Temperatura y pulso en Ray Peat

La temperatura idónea del cuerpo que nos debería mostrar un estado metabólico aceptable debería estar entre los 36,6 C (97,88 F) y los 37 (98,60 F). La temperatura debería ir subiendo a lo largo del día y momentos óptimos para tomarla serían nada más despertarse (media hora por ejemplo) y pasado un rato después de las comidas.

El pulso debería estar por las 85 pulsaciones en reposo.

Deja un comentario