La Tercera Guerra Mundial y el Nuevo Orden Mundial

Tercera Guerra Mundial y Nuevo Orden Mundial
Albert Pike predijo con certeza las dos primeras guerras mundiales

¿Cómo comenzara la Tercera Guerra Mundial?

Una de las profecías, y hay muchas, más conocidas sobre la Tercera Guerra Mundial fue la de Albert Pike, posiblemente el masón más famoso de todos los tiempos, del cual hay una estatua a 13 manzanas de la Casa Blanca con un libro en sus manos: “Dogma y moral”.

Pike supuestamente envió una carga al político italiano Giuseppe Mazzine en la que predijo la primera, la segunda y una tercera guerra mundial.

En la misma decía que los protagonistas serian los líderes islámicos.

Parece ser que viendo los acontecimientos de los últimos tiempos con todas las revueltas árabes, y las guerras civiles en todo Oriente Medio, es algo bastante posible. Aunque también hay otros focos que destacan mucho como es la gran tensión entre Corea del Norte y los Estados Unidos.

Viendo el panorama con ISIS, Irán y el teatro de operaciones en Oriente Medio está claro que ese es uno de los posibles focos de una posible gran conflagración mundial que implicaría a los Estados Unidos, Europa Occidental, Israel y sus aliados contra Irán, Rusia, China y demás aliados.

Los dos bandos a día de hoy parecen bastante claros.

Hay una división de poderes al menos tan clara como la había antes de la Primera Guerra Mundial o la Segunda Guerra Mundial.

El prerrequisito de las mismas es que el mundo se conformara en dos bandos:

  • En la Primera el bando aliado con Inglaterra y Francia y sus imperios mundiales como principales componentes, y la Entente con Alemania y el Imperio Austrohúngaro por otro lado.
  • En la Segunda el bando aliado con nuevamente Inglaterra, Francia y los Estados Unidos por un lado y el Eje con Alemania, Japón e Italia por otro.

Las cosas estaban bastante claras.

El mundo tenía que dilucidar dichas diferencias entre dos pilares importantes.

Primero la democracia contra monarquía.

Segundo la democracia (más avanzada que la anterior) contra el fascismo.

Y la tercera tendrá que ser una democracia aun más avanzada (la actual), contra los últimos vestigios de poder tradicional o dictatorial de la “vieja escuela”, en este caso representados por los dirigentes de los países islámicos, Corea del Norte, el imperialismo yanki o el  ruso.

En ciero modo será la lucha final del internacionalismo contra los últimos vestigios de resistencia nacionales.

Así mismo también marcaría el final del capitalismo como sistema preponderante dando paso a uno más “social”, más “comprometido”.

Aunque aquí hay que decir algo bastante importante.

En este caso, más que la caída de las monarquías musulmanas, la caída que verdaderamente se busca con una Tercera Guerra Mundial es la de los Estados Unidos de América, pues la democracia constitucional americana es ahora casi el equivalente al poder imperial alemán o ruso de la Primera Guerra Mundial.

En la Primera efectivamente se acabo con el poder imperial ruso creando un estado comunista.

El único “poder imperial” que intento resurgir fue Alemania en la Segunda Guerra Mundial, que fue finalmente destruido sin paliativos.

Siguiendo la conocida carta de Albert Pike, este había dicho que la Primera Guerra debía acabar con el poder de los zares rusos para instaurar un comunismo ateísta y la Segunda tendría que ser un enfrentamiento entre los fascistas y los sionistas. Aquí los “sionistas” es otra manera de llamar a los defensores del sistema demócrata internacionalista, por llamarlo de alguna manera.

El resultado de la Segunda Guerra tenía que ser la creación del Estado de Israel.

Según Pike la Tercera Guerra estallaría como consecuencia de un conflicto entre el Sionismo y los líderes islámicos.

Pero lo que más destaca de su predicción es el hecho de que tras un gran conflicto mundial, en el que las potencias mundiales se verían totalmente agotadas física y moralmente, finalmente se instauraría un Gobierno Mundial en el que el cristianismo y el ateísmo serian también exterminados.

En este caso, como podemos ver, la predicción habla sobre la destrucción paralela del ateísmo y del cristianismo.

¿Un tanto incongruente no?

¿No se supone que la caída del cristianismo debería dar paso a un sistema moral ateísta, habida cuenta de que la mayoría de los jóvenes en Occidente están abandonando las creencias cristianas a marchas forzadas?

Bien, aquí tendríamos que enlazar con lo que René Guénon quería decir con anti-tradición y contra-tradición.

En primer lugar tendría lugar la anti-tradición, que en este caso es el elemento con el que podríamos asignar al ateísmo, el cual precisamente tiene, y ha tenido, como objetivo acabar con los restos de toda tradición, en este caso el cristianismo u otras religiones del mundo.

Sin embargo, como vemos la cosas no acaba ahí, pues al supuesto colapso de la ultima tradición, en este caso la cristiana, no sobrevendría el ateísmo, es decir, el trabajo de la anti-tradición, sino que a la misma seguiría un movimiento más radical de contra-tradición cuyo objetivo sería la de crear una espiritualidad al revés.

Según Pike, al final del periodo de devastación, la doctrina pura de Lucifer saldría a la luz y gobernaría el espacio religioso del mundo.

La construcción del Nuevo Orden Mundial

Todo aquel que sea capaz de ver un poco mas allá de los partidos de futbol, los estrenos de cine y las supuestas elecciones a los candidatos presidenciales, se habrá dado cuenta de que hay más cosas de lo que aparentemente no enseñan a primera vista.

Algo como si de cierta manera todo estuviera dirigido.

Pues bien, el que las cosas parecen estar “dirigidas”, como si se tratase de una producción de cine, es por la sencilla razón de que las cosas son profundamente dirigidas.

En este sentido, el proceso de la construcción del Nuevo Orden Mundial se ha venido construyendo desde hace mucho tiempo, pues la construcción de dicho orden y del Gobierno Mundial único estaba ya en el guion de la película cuando el mismo fue escrito ha ya mucho de esto.

Sin embargo, lo que es en si el Nuevo Orden Mundial en el estado actual, y el que está por venir, cuando será ya diáfano para todo el mundo, ha tenido su fase de creación más evidente con las grandes guerras mundiales y lo que las ha rodeado.

Es decir, tanto la primera como la segunda guerras mundiales, fueron guerras previstas, diseñadas y dirigidas, al menos desde los parámetros generales.

Cierto es que las grandes batallas, los muertos, el espíritu heroico de algunos líderes, generales, soldados, etcétera, fue real, es decir, genuino y no dirigido, al menos conscientemente.

Pero también es cierto que antes de la Primera Guerra la misma fue especialmente planificada y diseñada para que el resultado final de la misma fuera el que fue.

Igualmente ocurrió con la Segunda, la cual, por ejemplo, era evidente que no podía ganar Alemania físicamente, cosa que sabían muy bien los “directores” principales de la película.

Como consecuencia de dichas guerras se construyeron las bases fundamentales del Nuevo Orden Mundial futuro. Es decir, las guerras mundiales cimentaron los pilares.

Luego de esos pilares, en los periodos de paz entreguerras vino la construcción poco a poco del sistema con una clara tendencia a la concentración del mundo, cosa que se ve, sobre todo en el plano cultural.

En este sentido, además, recordar la típica frase de “A la tercera va la vencida”, con lo que también nos dicen subconscientemente de la importancia del “Tercero” o el “3”.

gobierno mundial nuclear
El miedo en las masas forma parte fundamental de la construcción del sistema único mundial. Pocas cosas dan más miedo que la imagen de la bomba nuclear. Los directores saben, obviamente, de lo importante de esta “carta”

La importancia metafísica del término “mundial”

El que las guerras sean “mundiales”, nos da una pista muy importante de la dirección a donde van las cosas.

Primeramente las guerras eran locales entre tribus o bandas, luego eran regionales, entre grupos de tribus, luego nacionales entre naciones, luego continentales, entre diferentes bandos de un continente, y finalmente tendríamos las guerras mundiales.

Como vemos, la historia humana nos dice que vamos de lo local a lo mundial.

De lo diferente y puro a lo igual y mezclado.

La tendencia de la historia es muy clara.

Si la miras detenidamente no es muy difícil llegar a la conclusión de que tendremos que llegar a una unificación mundial tarde o temprano.

Una unificación para la cual será necesario un Gobierno Mundial.

¿Pero cómo se construye un Gobierno Mundial?

Bien, has de convencer a la gente de que necesita ese gobierno mundial.

Como ya he hablado en alguna ocasión, en un mundo que tiende a la mentira, por decirlo así, la construcción de ese Gobierno Mundial tendrá que recurrir a mucha de la anterior. Es decir, a engañar a la gente.

De otra manera no se podría construir ese Gobierno Único.

Sin lugar a dudas, hay que contar con el beneplácito de las masas.

Por lo tanto, hay que dirigir el pensamiento de las mismas en la dirección deseada, es decir, hacia la unificación de pensamiento y moral.

El líder del Gobierno Mundial

Entonces, cuando acontezcan los acontecimientos de la Tercera Guerra Mundial y el sistema se desmorone, la gente estará un poco perdida.

No confiaran en los ateístas, culpables de innumerables crímenes contra la humanidad bien conocidos, como los casos del comunismo ruso o chino, y los que están por venir, amén de no tener una buena publicidad a la hora de gestionar la economía, por ejemplo.

En medio del caos financiero y social tampoco confiaran en el cristianismo y un Dios que no les ayuda en los momentos de hambre y penurias.

Es más, las masas pensaran que el cristianismo es una de las causas del problema.

Por lo tanto, para la realización del poder mundial único las masas han de abandonar definitivamente el cristianismo y el ateísmo.

¿Pero cómo lograr esto?

Esto no se construye por arte de magia tampoco.

No basta con la caída financiera del sistema o con las guerras.

En el guion de la película hay que introducir los actores.

Pues no olvidemos que esto es como una película en la que hay dirección y hay actores.

Es decir, que hay una gran cantidad de agentes conscientes de que tienen que hacer un gran trabajo para dar lugar a la realización de la Gran Obra.

Esto también puede ser visto como la construcción de una gran obra arquitectónica.

Necesita de un planificador y de obreros conscientes de construir el proyecto.

Bien, para dar la estacada final al cristianismo, el ateísmo, y las otras religiones, dando paso a una religión única mundial, por ejemplo, hace falta la entrada en escena del actor supremo.

Ese actor supremo no sería otro que el anunciado Anticristo por la Biblia.

¿De dónde puede provenir el poder que haga que ese líder una al mundo de tal manera?

Ha de provenir de algo en el que crean las masas, ya sean musulmanas, cristianas o budistas.

Esto no es otra cosa que la creencia generalizada hoy en día de la existencia de otros planetas y la vida extraterrestre.

Por lo tanto parece que la posibilidad más plausible de un líder mundial seria la llegada de este como pacificador interplanetario para poner paz en la Tierra.

Solo un líder así sería capaz de ganarse el corazón de la gran mayoría de las masas mundiales.

Difícil que los americanos aceptarían un líder musulmán, o que estos últimos aceptaran un líder cristiano colombiano, por ejemplo.

Para que el colombiano y el argelino, o el chino, acepten a un líder supremo, este ha de ser indiscutiblemente superior a todos estos.

Este no sería otro que el líder de una raza extraterrestre o al menos el líder propuesto por esta.

Ese es, en realidad, el momento cumbre de la realización final del Nuevo Orden Mundial.

Para que llegue dicho momento primero hay que poner en juego la parte importante del guión que ha de ocupar la Tercera Guerra Mundial y los momentos cumbres de la misma, como por ejemplo la destrucción de la Segunda Enmienda y de la Constitución de los Estados Unidos.

¿Cuándo ocurrirá esta Tercera Guerra Mundial?

Bueno, evidentemente esto es algo que solo los directores de la película saben.

El resto no podemos hacer otra cosa que especular.

Lo que sí sabemos es que por fuerza tiene que ocurrir, así mismo como todas las parodias asociadas a la misma.

La misma es requisito fundamental para la construcción definitiva del Nuevo Orden Mundial.

Deja un comentario