El capitalismo

Capitalismo definición

El Capitalismo es el sistema económico fundado en el capital como centro de las relaciones socio-económicas, en el cual la propiedad privada es el fundamento de los intercambios económicos de la sociedad.

Por lo tanto la característica fundamental del capitalismo es que la titularidad de los medios de producción es de carácter privado.

De ahí es fácil deducir que las relaciones mercantiles, tanto empresariales como laborales tendrán un carácter eminentemente privado, es decir, entre dos entes privados independientes.

Esas dos partes pueden ser dos individuos, una empresa y un individuo o dos empresas en sus relaciones mercantiles.

Definición de capitalismo

Incluso puede darse el caso de que las relaciones de las administraciones públicas puedan tener carácter mercantil sobre todo en el intercambio de bienes y servicios con el sector privado.

Como  la misma palabra nos dice, el origen etimológico del término capitalismo viene de la palabra capital.

La palabra capital, a su vez, viene del latin capitalis, haciendo referencia a la ciudad donde residen los mandatarios de un país, de ahí la coincidencia del término para también denominar a la principal ciudad administrativa de un país o región.

Profundizando un poco más la palabra capitalis viene de caput, que es cabeza, pudiendo relacionar a esta con los que “mandan”, pues en el cuerpo humano la cabeza se supone que es la que dirige.

De esta manera es fácil comprender porque las siguientes palabras suelen denominar puestos de mando: capataz, capaz, capitán, capitolio, capellán, etcétera.

Pero ¿qué es el capital?

Según el concepto oficial el capital es un factor de producción, tal como podría ser la maquinaria, instalaciones, vehículos, etcétera.

Este factor de producción vendría a los bienes de que dispone un individuo o una empresa.

En teoría el capital se combina con el trabajo, materias primas y los bienes intermedios para terminar produciendo los bienes de consumo tan necesarios para nuestra sociedad.

Pero eso es en teoría porque, en realidad, el capital es un término más abstracto, el cual es ampliamente usado en la terminología contable de las empresas actuales.

No obstante, una definición más entendible de capital es la de ahorro, termino más sencillo de comprender.

El capital es simplemente ahorro pues no podemos concebir maquinaria o instalaciones de ningún tipo sin previamente haber ahorrado para poder conseguirlas.

Lo mismo se da en las inversiones capitalistas. Normalmente necesitaremos tener un capital (ahorro) para poder invertir en una empresa.

Por ejemplo, aunque invirtamos con deuda tampoco escapamos al círculo necesario del ahorro, pues alguien ha tenido que ahorrar para poder prestar de tal manera que aunque no lo hayamos hecho nosotros siempre hay alguien que ha ahorrado antes.

Sin ahorro no hay capital, o mejor dicho: sin la acción de ahorrar no hay capital.

Sistema capitalista

La idea de sistema capitalista hace referencia al sistema económico que es responsable de la organización de las relaciones de intercambio en una sociedad.

Por lo tanto el sistema capitalista es aquel sistema económico donde los agentes privados, ya sean empresas o individuos, inAdam Smith Capitalismotercambian bienes y servicios de manera libre, es decir en un mercado mediante un sistema de precios no intervenido.

Es decir, de esto se deduce que en el sistema capitalista los activos de capital están básicamente en manos de agentes privados.

El teórico más importante del capitalismo es el escocés Adam Smith, brillante autor de la obra clásica del sistema económico capitalista: “Investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones”.

El mismo es el autor del famoso termino “la mano invisible”.

En su obra, Smith intenta demostrar que es posible buscar la ganancia individual y al mismo tiempo la ganancia en la sociedad.

Capitalismo características

Régimen de propiedad del capitalismo

Como nombramos antes la característica fundamental del capitalismo es que los medios de producción han de estar en manos de agentes privados.

De ahí se deduce que cuando la mayoría de los medios de producción no estén en manos privadas el sistema no debería denominarse socialista. En cierto modo, hoy en dia estamos llegando a esa situación.

El trabajo en el capitalismo

El trabajo es el otro gran elemento de producción el cual, obviamente, es fundamental en la ecuación total del sistema productivo.

En el sistema capitalista ideal el trabajo se intercambia de manera libre, siendo el empresario el que ofrece un salario a cambio de una prestación laboral por parte del asalariado.

Así es que en un mercado capitalista el mercado de trabajo asalariado alcanza una importancia fundamental.

El problema del desempleo en una parte importante de la población es una de las causas fundamentales en el desequilibrio que empuja al capitalismo a su final.

Contrato libre en el capitalismo

El contrato en el sistema capitalista tiene carácter libre, al menos en teoría. Esto es, las partes que llevan a cabo una transacción mercantil lo hacen desde la libertad de realizar o no dicha transacción, ya sea de carácter comercial o laboral.

Evidentemente un sistema en el que no hay libertad de contrato por ambas partes no se puede considerar capitalista.

Por ejemplo, en este sentido muchos de los mercados principales del mundo desarrollado actual han dejado de ser capitalistas pues las dos partes ya no son libres de contratar. Están sujetas a regulaciones estatales que además son crecientes.

Ganancias en el capitalismo

Uno de los conceptos fundamentales en el sistema capitalista es el de las ganancias como motor económico de las relaciones mercantiles.

El sistema capitalista va buscando el beneficio del capital en un sistema de cálculo de costos y ganancias en el cual los dueños de los medios de producción intentan obtener una ganancia que será resultante de restar los gastos a los ingresos de la actividad.

Competencia en el capitalismo

El capitalismo es un sistema que se supone de competencia libre sin interferencia, en el cual los diferentes agentes parten en igualdad de condiciones a la hora de realizar cualquier tipo de intercambio económico-mercantil.

Esto dicho en otras palabras es el famoso término de “economía de mercado” que hace referencia a que las transacciones de la sociedad tienen lugar en un mercado donde hay oferta y demanda, de tal manera que tanto la oferta como la demanda son libres y ofrecen una competencia justa.

Lo contrario a esto es un mercado monopolístico, donde la oferta o la demanda sean copadas por un solo actor y por lo tanto ya no haya competencia y libertad de elección, estando sujetos al capricho del único ofertante o demandante.

Movilidad social en el capitalismo

Al contrario que en el sistema anterior, el feudalismo, el capitalismo se caracterizar por la libertad de movimiento social de sus miembros, de tal manera que los mismos pueden ser tanto ricos como pobres sin que haya barreras legales de ningún tipo.

El movimiento social de las clases dependerá, pues, de haber tenido o no, éxito económico.

Mercados de capitales en el capitalismo

El capitalismo se caracteriza por la formación y existencia de mercados de capitales extensos y complejos donde los dueños de los medios de producción realizan todo tipo de intercambios de capitales, ya sean inmuebles, dinero y títulos de propiedad de todo tipo.

Uno de los sistemas de capitales más conocidos del mundo es el de las bolsas de valores, donde los agentes de cada país pueden intercambiar de manera libre los títulos de las empresas que cotizan en los mercados.

Origen del Capitalismo

El origen del capitalismo es un término bastante confuso, ya que los mercaderes y los intercambios comerciales entre los mismos han existido desde el comienzo de las civilizaciones humanas.

Ahora bien, se considera al capitalismo como el sistema que sustituye al feudalismo en Europa, continente que si se puede considerar verdaderamente como el “origen del capitalismo”.

El capitalismo vio allanado su terreno con los movimientos del Renacimiento y la Reforma, así como con las grandes expediciones internacionales de los navegantes europeos en los siglos XV y XVI.

Todo ello fue fomentando la actividad comercial poco a poco en detrimento de los autárquicos mercados regionales regidos por los respectivos señores feudales.

Surgimiento del capitalismo

En este sentido, podemos decir que el capitalismo comenzó el proceso de globalización, proceso en el cual hemos entrado en la que parece ser la fase final.

Al ampliarse los mercados y, al mismo tiempo, caer las monarquías y aristocracias nacionales, surge el que será el principal motor del capitalismo mundial: la burguesía.

Sin embargo, paralelo al surgimiento del sistema capitalista tenemos al surgimiento, no menos importante, de las incipientes democracias, sustitutas de los antiguos regímenes aristocráticos.

De esa manera, y con la unión de cada vez mayores estados europeos, se consiguieron unas economías de escala enormes; economías que fueron clave para el surgimiento de los grandes movimientos empresariales, primero nacionales, y más tarde internacionales.

Todo ello contribuyo a que las economías europeas fueran creando enormes mercados de bienes y servicios desbordando el comercio de las rutas nacionales e internacionales con todo tipo de productos.

También es fácil ver que con el dominio europeo de prácticamente todo el mundo, el mercado se volvió prácticamente global, con muy pocos agentes todavía opuestos en cierta medida al “movimiento capitalista”, tales como, por ejemplo, China.

Por lo tanto, no es difícil ver que el capitalismo fue, en realidad, el despegue en el mundo de lo que es conocido hoy como “globalización”.

Una globalización que necesitó de la productividad capitalista, de los amplios mercados mundiales y de la expansión de la ideología universal democrática para llegar a ser el paradigma predominante del mundo actual.

Tipos de Capitalismo

El capitalismo en la actualidad tiene diferentes variantes, algunas de las cuales se fueron desarrollando a medida que el mismo fue progresando en su devenir histórico.

En algunos países alguna de las variantes será más fuerte que en otra.

Las principales clases de capitalismo son:

Capitalismo de libre mercado

También conocido como Laissez faire, término que significa “dejar hacer”, esta es la clase de capitalismo más cercana a las características fundamentales del mismo.

Como el nombre del título dice, este es un capitalismo con un mercado libre y con una mínima o inexistente injerencia del Estado y los agentes públicos.

Este capitalismo era el predominante en las primeras fases del mismo, en los siglos XVII y XVIII.

En esos tiempos el tamaño de los agentes públicos era muy pequeño, siendo el gasto publico anual no más de un 5% del gasto total de la economía.

Capitalismo mercantilista o proteccionista

Este capitalismo, también conocido como mercantilismo, es aquel en el que el Estado interviene fuertemente en la economía y, sobre todo, en el comercio internacional.

Este fue un capitalismo muy fuerte en los siglos XVI, XVII y XVIII en Europa, siendo resultante de la transición de las monarquías y las primeras  e incipientes democracias.

El mismo coincidió con el absolutismo monárquico, en el que los reyes absolutos europeos intentaron agarrarse al poder por todos los medios posibles, en medio de una decadencia generalizada del poder real y aristocrático.

La forma típica de mercantilismo fue la guerra de aranceles y las prohibiciones de todo tipo al comercio internacional por parte de las diferentes naciones.

Digamos que este fue el capitalismo precursor del futuro llamado “capitalismo de estado” presente en la actualidad.

El mercantilismo desapareció con la paulatina caída de las monarquías europeas.

Economía social de mercado

En este sistema capitalista el Estado se encarga de prestar importantes servicios relacionados con los denominados “derechos sociales”. Esto es asi porque supuestamente el capitalismo de libre mercado es incapaz de hacer una distribución justa de los mismos. Aunque el termino justo aquí es fruto de debate.

Estos servicios provistos por el Estado son la seguridad social, prestaciones de desempleo y negociación colectiva en el mercado laboral, como principales.

En este sistema la mayoría de las empresas siguen siendo de titularidad privada.

Este sería el sistema prevalente en la actualidad en los países avanzados del mundo, aunque las dos siguientes clases de capitalismo también podrían serlo, dependiendo del punto de vista con el que se mire.

Sistema capitalista de economía mixta

En este sistema conviven la propiedad privada y la pública.

En el mismo, los agentes públicos intervienen de manera constante para “corregir” los desequilibrios causados en el sistema de mercado.

El objetivo son cosas como: reducir el desempleo, disminuir la inflación, aumentar los salarios de los trabajadores, garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a determinados productos y servicios, etcétera.

Visto así, también podemos concluir que este sistema de economía mixta es el que tenemos en la actualidad, pues las intervenciones de los estados en los diferentes mercados nacionales e internacionales son interminables.

Capitalismo corporativo

Este capitalismo es aquel en el que las grandes corporaciones tienen el papel predominante en las relaciones sociales, económicas y políticas de la sociedad en general, produciéndose un desequilibrio a favor de las mismas.

En el mismo, el poder de las grandes corporaciones es tal que pueden usar los resortes del estado a su favor, de tal manera que encontremos serias barreras al libre comercio y la imposibilidad del resto de agentes de la sociedad de competir con las anteriores.

Esto sería lo que algunos conocen como el Capitalismo de Estado, en el cual las grandes corporaciones, multinacionales de hoy en día, están fuertemente atadas al estado, de tal manera que ambos forman una simbiosis de mutuo beneficio.

Las multinacionales usan al estado para regular los mercados a “su gusto” con lo que se crea un ciclo de corrupción casi imposible de romper.

Al igual que los otros dos anteriores, este parece ser un tipo de capitalismo predominante en la actualidad, en el que grandes grupos multinacionales parecen controlar las decisiones más importantes de los estados en materia regulatoria.

Desde ese punto de vista, es como si las grandes corporaciones hayan llegado a controlar al Estado.

Otra manera de ver las diferentes clases de capitalismo es en base a las principales actividades comerciales de las actividades mercantiles.

Dichas clases del capitalismo serían:

Capitalismo comercial

Expresión que hace referencia al a primera fase de desarrollo del capitalismo y a las primeras aventuras de comercio importantes nacionales e internacionales propiciadas por el auge de los Estados-nación y las cada vez más fuertes clases de comerciantes y artesanos.

Capitalismo industrial

En el mismo predomina la producción industrial, las conocidas fábricas.

Este sería el capitalismo más común en la era inicial de la Revolucón Industrial con el abandono de las masas europeas del campo y su alistamiento laboral masivo en las incipientes fábricas.

El mismo vendría a sustituir al capitalismo comercial.

Capitalismo financiero

Según las tesis oficiales el capitalismo financiero sería aquel en el que se intentan obtener beneficios con la especulación del dinero.

El mismo es preponderante en la etapa posterior del capitalismo con el surgimiento masivo de la economía de servicios y la gran importancia del sector bancario, el cual acabaría por convertirse en el más poderoso de la economía capitalista, hasta día de hoy.

Futuro del Capitalismo

Todo parece indicar que el capitalismo se encuentra en un momento decisivo de su historia, tan decisivo que puede tratarse nada más y nada menos que su final, y con él, el paso a la era post-capitalista de la historia.

Esa era post-capitalista tendría que ser, si nos atenemos al desarrollo visto en las últimas décadas, un capitalismo de corte muy social, donde los derechos sociales y los agentes públicos sean preponderantes en las relaciones socioeconómicas.

El terreno parece estar preparado.

Solo hace falta darle un empujón más y el capitalismo demócrata cuya bandera es enarbolada con orgullo por los Estados Unidos, pasará a la historia.